OSVALDO REYES T.

Bienvenidos...

A los oscuros corredores de la mente del escritor panameño Osvaldo Reyes.

Facebook

Twitter

Instagram

TRECE GOTAS DE SANGRE

Todos los días tenemos decisiones que tomar. Cada elección a lo largo de nuestra vida nos lleva por senderos que pueden quedar iluminados bajo la luz u ocultos en las sombras.

En esta compilación de 13 historias leerán de personas que deben elegir entre vengarse y perdonar; entre ayudar al prójimo o seguir su camino; entre escuchar consejos o hacer lo que le pide el corazón; entre hacer lo correcto o dejarse llevar por las tentaciones. Cada uno tendrá que lidiar con las consecuencias de sus actos.

Verdades o mentiras. Castigo o redención.

¿Qué es la vida sino una colección de gotas de sangre?
Curiosidades:
1. El origen de la idea:
Estos cuentos surgen de un concurso de cuentos cortos en el que decidí participar. Escribí quince cuentos y los mandé, pero no salió elegido.
Una vez mi ego sanó sus heridas, pensé que podía publicarlo como un libro con la Editorial Exedra, quien ya me había publicado tres libros a la fecha. La idea era publlicarlo entre Pena de Muerte y Sacrificio, pero terminé escribiendo "La estaca en la cruz" y la editorial, por razones varias, tampoco lo hizo. Cuando llegó la Feria del Libro de 2014, el gerente pensó que podiamos publicar ambos, considerando que "La estaca en la cruz" era algo diferente a lo que normalmente escribía y así los lectores negros más puristas tendrían algo más realista a que hincarle el diente.
Tomé los quince cuentos, los mejoré y elegí los doce más decentes. Luego, escribí un último cuento y lo llamé "13 gotas de sangre" para darle nombre a la colección.


2. Mi primer cuento:
Igual que el género negro, que nació de un cuento (Los crímenes de la Rue Morgue de Edgar Allan Poe), mis pasos como escritor empezaron en la escuela. En el décimo grado, un profesor de español decidió hacer un concurso y nos dio mano libre para escribir un cuento de quince páginas. Como ya me gustaba el misterio y el crimen, en particular de la mano de Agatha Christie, mi propuesta terminó siendo de temática negra con un buen asesinato al final. El cuento lo llamé "Cuando los peces lloran" y al profesor pareció gustarle (gané el segundo lugar), pero me pidió bajarle el tono un poco al final. Le hice caso, pero guardo el original. Si alguna vez decido publicarlo, lo haré con el final que era. El camino es el que nos enseña que, a veces, hay que hacer las cosas como nos parece. A nuestra manera.
Es por eso que tratar de escribir toda una colección no fue algo nuevo ni mi primer contacto con un formato muy diferente al de la novela. La trama no pude centrarse demasiado en los personajes. Todo es más rápido, más contundente. Lo importante es el final y si el cuento es negro, esa realidad es vital.


3. El último cuento:
El relato que la da el nombre al libro fue algo que siempre quise hacer: Escribir mi propio misterio de cuarto cerrado. El más reconocido es "El misterio del Cuarto Amarillo" de Gastón Leroux, pero Agatha Christie era una experta en ese tipo de enigmas. Como la Dama del Crimen fue mi mentora y sus liibros marcaron mi psique, no podía dejar pasar la oportunidad de hacer el intento.


“Cuando decidí asesinar a mi peor enemigo, no sentí el odio llenar mis venas como una maldición... Mi primera emoción fue alivio y eso me sorprendió más que cualquier otra cosa.
Trece gotas de sangre.
La víctima.