OSVALDO REYES T.

Bienvenidos...

A los oscuros corredores de la mente del escritor panameño Osvaldo Reyes.

Facebook

Twitter

Instagram

PENA DE MUERTE

Los medios lo apodaron El Verdugo.
En medio de la controversia por la posible implementación de la pena de muerte, un hombre parece haber tomado partido y enfoca su justicia en las personas que considera la causa de todos los males del país que ama: Los poderosos ladrones de corbata y saco. Su mensaje es sencillo y claro: La corrupción se paga con la muerte.
La Detective Marialexis Graco es asignada a lidiar con este peculiar caso. Tendrá que dejar a un lado sus opiniones personales y prejuicios para hacerle frente al hombre que está haciendo realidad los secretos deseos de muchos.
Sin embargo, como ella descubrirá, muchas veces la verdad depende del cristal con que se mire.
Que Dios se apiade de sus almas.
Curiosidades:
1. Origen de la idea:
Me gusta tener un libro para publicar todos los años. Después de "En los umbrales del Hades" queria sacar otra historia con los mismos personajes, pero en una reunión académica alguien me dio otra idea.
Estabamos reunidos para discutir un congreso científico y había protestas en alguna parte de la ciudad. Las calles estaban congestionadas y eso no ayuda con el humor. Uno de los que llegó tarde por culpa del tráfico comentó que el problema se solucionaba si alguien llegaba con una AK47 al sitio de las manifestaciones.
Me pareció algo drástico, pero considerando que las protestas eran por algún asunto de corrupción, mi mente mezcló los conceptos en una historia. ¿Qué pasaría si alguien decidía asesinar a personas acusadas de actos de corrupción? Era año pre elecciones y el momento era perfecto.

2. Origen de la idea (2):
Sin embargo, ese evento no fue suficiente. El destino quizo que días antes, limpiando mi librero, me encontrara con un viejo libro de cuentos editado por Alfred Hitchcock. Uno de los cuentos se llama "Sentencia de muerte para la grosería" de Jack Ritchie y me gustó mucho cuando lo leí. Es de un hombre a punto de morir que decide empezar a asesinar a personas que eran groseras sin necesidad. Lo que me gustó de este cuento era la sutil sugerencia que esa amenaza, el miedo a morir si la persona que insultabas era un asesino, que la gente empezó a cambiar. A cuidarse de lo que decían. Me di cuenta, con el tiempo, que Ritchie tenía toda la razón. El miedo es un impulso poderoso. Esa idea fue mi enganche para iniciar "Pena de muerte". En el camino, mi mano tomó otro rumbo y las cosas no son lo que parecen en un principio.

3. La pena de muerte  y la popularidad del Verdugo:
En el libro, el asesino es bautizado con el apodo de "El Verdugo" por la prensa, ya que en el Panamá del libro se trataba de implementar la pena de muerte. En la vida real, dos veces se ha tratado de pasar una ley para la aplicación de la pena capital en el caso de ciertos delitos, pero nunca pasa de primer debate. En mi historia, ya iba por segundo debate cuando empezaron los asesinatos.
Lo curioso es que unos meses antes de publicar el libro, un periódico local hizo una encuesta y 33% de los entrevistados estaba a favor de la pena de muerte. El periódico lo guardé y sale en el tráiler, por si quieren verlo. Me sorprendió, pero no tanto como descubrir lo popular que se iba a volver el Verdugo. A los días de salir a la venta me empezaron a llegar mensajes "apoyando la labor del Verdugo" o pidiendo "por uno de verdad, en Panamá". Quitando el hecho de que eso sugería que el libro les gustaba, me preocupé un poco al saber que la idea de un asesino de corruptos era bien visto. Presiento que en los tiempos modernos, incluso podría ser más popular.

“¿Qué es la venganza, sino la forma más pura de justicia?”